Banner Image
11.29.10
El Hermano Joe

El sábado por la mañana, 27 de noviembre, el Hermano Joseph Sanger de Lebanon, Pennsylvania, un fiel colaborador en la obra de Grabaciones La Voz De Dios, sufrió un ataque fulminante al corazón y partió a Casa a estar con el Señor.

Él fue un verdadero siervo del Señor: no muchos supieron del trabajo del Hermano Joe, a quien así llamábamos. Casi todos los días, por 22 años, él tradujo cartas y email en español y portugués para Grabaciones La Voz De Dios. Nuestro hermano tradujo literalmente miles de cartas de los creyentes de Latinoamérica y más tarde nuestra respuesta a ellos.

El Hermano Joe fue maestro de español por 39 años y traducía para Grabaciones La Voz De Dios en las tardes, después de su trabajo enseñando en la escuela. A menudo él trabajaba hasta muy tarde en la noche para asegurarse de que nuestras cartas y email fueran respondidos a la brevedad. No era raro recibir de su parte, email a las 11:30 de la noche. El Hermano Joe fue siempre muy dedicado y leal con aquellos que le escribían al Hermano Joseph y a Grabaciones La Voz De Dios.

Jamás buscando reconocimiento alguno, nuestro hermano trabajaba como voluntario y sólo aceptó un computador y una impresora para el trabajo de traducción que realizaba. Su gozo era poder traducir para la Novia de Cristo con quien compartía el mismo amor por el Señor Jesucristo y el Mensaje que nos fue enviado.

Sabemos que el Hermano Joe está feliz ahora, pues está con la Hermana Rosa, su esposa, quien partió con el Señor en julio de 2001. Ahora junto a su profeta, su amada esposa, su madre y padre, nos esperan a nosotros y a todos a quienes tocó a través del don que el Señor le dio. Este don, él lo utilizó hasta el día viernes en la noche del 26 de noviembre a las 9:17 p.m., cuando recibimos su última traducción por email.

¡Te extrañaremos Hermano Joe y de ninguna manera podremos olvidarte!

Siempre he sabido esto, y he visto esto en mi vida en el ministerio. Si Ud….Si Ud. desea servir a Dios, sírvale a Su pueblo. Así es como Ud. sirve. Amándonos los unos a los otros, amamos a Dios.

Jesucristo el Mismo Ayer, Hoy y por Siempre