22/12/2017
Campamento de jóvenes en las Filipinas

Un grupo de jóvenes de las Filipinas hace poco llevó a cabo su propio campamento juvenil en la zona montañosa de Buda, ciudad de Dávao. Con fogatas al estilo de Still Waters, actividades y un servicio especial del Tabernáculo Branham, disfrutaron un verdadero jubileo. Aunque tuvieron que enfrentar muchos obstáculos, triunfaron y el Señor les concedió un momento maravilloso de compañerismo. Como verán en las fotografías y los videos, ellos no disponen de las comodidades que muchos de nosotros damos por sentadas a diario. Aun así, abrigaron una sonrisa y un gozo que formaron la atmósfera indicada para adorar al Señor y confraternizar en amor Cristiano.

Saludos en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo:

Soy el Hermano Christian, de Baliok, Filipinas. Me gustaría compartir las experiencias que vivimos en el campamento, las cuales regocijaron mi corazón. Espero que ustedes también reciban bendición.

Por la gracia de Dios, llevamos a cabo un campamento de jóvenes en Buda, Dávao. Los jóvenes en verdad se vieron bendecidos al asistir al evento. Gozamos del Tiempo a Solas, servicios de cinta y una introducción del Hermano Joseph al sermón Un prisionero. Sin duda los corazones de los jóvenes ardieron en los servicios.

Por la tarde, nos preparamos para la fogata. Los jóvenes ya ocupaban sus puestos, frente a la pila de leña, pero toda la tarde había estado acompañada de nubarrones. Oramos y pedimos que no lloviera para no tener que posponer la fogata. Y llovió.

Esperamos que se retirara la lluvia, pero no sucedió. Cantamos bajo un pequeño cobertizo y aclamamos al Señor. Consideramos que esa era la voluntad de Dios. Proseguimos con el servicio, ya con clima lluvioso o soleado. Aun así nos regocijamos desde el fondo del corazón con los jóvenes, quienes se habían mojado por la lluvia. Alabamos al Señor.

Aunque llovió durante toda la fogata, se enfangó el suelo y a los jóvenes se les empapó la ropa, alabamos al Señor entre la lluvia.

Me gustaría compartirles una cita del Hermano Branham:

Pero es mejor que Él le dé una prueba y luego se le presente a Ud. cuando esté en la prueba. Me gusta eso, ¿y a Uds.? Las experiencias más grandiosas de mi vida ocurren cuando me topo con una montaña que no puedo cruzar por encima, por debajo ni por los lados. Y simplemente guardo la calma y Dios la apartará. Y Él moverá… No importa lo oscura que sea la nube, la fe la atraviesa hasta el otro lado con un ojo que ve más allá de lo que sea que el diablo pueda interponerle, por cuanto Dios es nuestra victoria Amén.

El poder de Dios (55-1006e)

Confío en que este pequeño testimonio les infunda alientos.

Dios los bendiga,

El Hermano Christian

Filipinas

Compartir

Enviar