12/02/2020
La Mano protectora de Jesús

Si leen este sitio web, entonces se deben dar cuenta de cómo el Señor protege a Sus hijos una y otra vez. Quizá se trate de la sanidad de una temible enfermedad o de algo tan simple como encontrar una billetera perdida, sin embargo, ¡Él siempre merece el crédito!

El siguiente testimonio lo envió un hermano que quiere glorificar a nuestro Señor Jesús por protegerlo durante un viaje por carretera.

Hace varios años, iba a viajar con mi esposa a la Costa Este en su carro. Percibía un leve temblor cuando andábamos entre 50 y 60 kilómetros por hora, pero disminuía cuando aumentábamos la velocidad (en carretera). Pensé que alguno de los neumáticos estaba desajustado, así que lo llevé a revisar antes de que saliéramos de vacaciones. Me dijeron que los neumáticos se encontraban bien.

No pensé más al respecto y partimos. Condujimos de Indiana hasta Pensilvania, Maryland, Elmira (Nueva York) y regresamos. Fue un viaje de más de 2900 kilómetros, de ida y vuelta. Además, fue un verano muy caluroso y sabía que los neumáticos se iban a calentar y desgastar. Aun sentía que la llanta temblaba, pero no me preocupé por eso, ya que el fabricante las había revisado.

Haga clic en las imágenes para verlas en tamaño completo

Luego de que regresamos a casa, entramos el carro al garaje y este estaba tambaleándose. Me bajé y esto fue lo que encontré.

Retiré la llanta, la dejé en la parte trasera del auto, coloqué la de repuesto y una hora después de llegar a casa nos fuimos a buscar una llanta de reemplazo. Estaba molesto con la compañía por no haberse percatado de la burbuja cuando revisaron los neumáticos y además porque eran llantas nuevas.

Mientras conducíamos hacia la tienda, dentro del auto se escuchaba como el disparo de una escopeta. Me estaban zumbando los oídos. Revisamos la llanta y la burbuja se había estallado (fotografías 4 y 5).

Haga clic en las imágenes para verlas en tamaño completo

Lo único que podíamos hacer era intercambiar miradas de asombro. Por el Amor y la Gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo llegamos a salvo de nuestro viaje. Sabíamos que Él nos acompañó durante el viaje, pues recibimos bendiciones todo el tiempo; sin embargo, esto fue una confirmación y un testigo de SU Presencia. Todo el enojo me dejó y lo único que pudimos hacer fue glorificarlo a Él. Es interesante que cuando uno piensa en Él, todos los asuntos “importantes” se vuelven insignificantes.

Nuestras vacaciones pudieron terminar en una catástrofe… Si no fuera por Él.

Lo amamos y Le agradecemos; solo queríamos compartir esto.

Con amor Cristiano,

El Hermano Mike H.

Compartir

Enviar