28/02/2019
La Nube Sobrenatural

La nube que el Hermano Branham describió como una constelación de Ángeles fue fotografiada varias veces desde la frontera sur de Arizona hasta la frontera norte. No solo se documentó en Arizona, sino que también en la Región Norte de México, el oeste de Nuevo México y el sur de Colorado.

Los expertos calcularon que estaba a una altura de aproximadamente 42 kilómetros, lo cual, según la ciencia, es 27 kilómetros más de donde se pueden formar las nubes y 24 kilómetros más alto de lo que puede alcanzar un avión. Aunque, los expertos nunca explicaron el evento, la ciencia siempre da alguna explicación. Su mejor suposición afirmaba que la nube viajó unos 800 kilómetros en dirección este desde la Costa Oeste, a una velocidad de 218 kilómetros por hora. Eso fue prácticamente un milagro; puesto que, considerando que la velocidad del viento es de 153 kilómetros por hora, permaneció intacta durante todo el trayecto y no reportaron ningún avistamiento en una de las zonas más pobladas de la tierra (Los Ángeles).

Lo sobrenatural es algo que la gente no entiende del todo. ¿Cómo se inundó de agua todo el mundo, cómo el Río Nilo se tornó en sangre, cómo una estrella peculiar se apareció a los reyes magos o cómo una nube sobrenatural se formó sobre Arizona? Estos son sucesos que jamás lograremos entender mientras estemos en estos cuerpos carnales. Los supuestos científicos Cristianos pueden salir con explicaciones que parecen tener sentido, pero la conclusión es que su mejor hipótesis, así como la mejor de la ciencia, no es más que una especulación científica. Nuestra fe no reposa en el entendimiento carnal, sino en la revelación dada por el Espíritu Santo.

El mismo Espíritu Santo que escribió la Biblia profetizó que estos Ángeles vendrían cuando el profeta, unos meses antes de que la nube apareciera, dijo esto: “Solamente escuché aquel estruendo que salió y parecía que venía del sur, de mí, de México. Pero estremeció la tierra, y, cuando sucedió, yo seguía mirando hacia al oeste. Allá lejos en la Eternidad, yo vi una constelación de algo que venía. Parecían ser unos puntitos. No eran menos de cinco y no eran más de siete. Pero venían en forma de una pirámide, así como venían estos mensajeros. Y cuando sucedió, el Poder del Dios Todopoderoso me levantó para encontrarme con Ellos” (62-1230E).

Unos meses después, mientras cazaba cerca de Sunset, Arizona, una nube sobrenatural apareció, una explosión sacudió la tierra y el profeta fue levantado con los Ángeles. ¿Cómo ocurrió? No lo sabemos. Tampoco conocemos la fecha exacta ni la razón por la que Dios decidió hacerlo de esa manera; pero, si tenemos un memorial perpetuo que se encuentra en hogares e iglesias alrededor del mundo.

Compartir

Enviar