09/02/2017
Un poco de historia: el Reloj del Juicio Final

En 1947, una organización llamada Científicos Atómicos de Chicago instituyó un símbolo que representa la cuenta regresiva de una catástrofe global. ¿Qué es una catástrofe global? En ese entonces, todos temían un holocausto nuclear. De hecho, los fundadores de Científicos Atómicos de Chicago colaboraron en el Proyecto Manhattan, que desarrolló la primera bomba atómica. En 1947, se inició el conteo del reloj a siete minutos de la medianoche; pero, poco después, en 1949, lo adelantaron tres minutos, luego de que la Unión Soviética ensayara su primera bomba atómica y empezara la competencia armamentística nuclear.

La ocasión en que más se ha aproximado a la medianoche fue en 1953, cuando se redujo a dos minutos. La medida se debió a que Estados Unidos probó su primer dispositivo termonuclear (mucho más potente que la bomba atómica) y la Unión Soviética también ensayó su versión. El Hermano Branham lo mencionó en el sermón La segunda Venida del Señor

Si el mundo científico dijo que “el reloj dio la vuelta hasta llegar a los tres minutos para la medianoche”, y me parece que ahora lo redujeron a casi un minuto para la medianoche, cuando descubrieron el hidrógeno u oxígeno, el poder atómico y todas esas grandes fuerzas que han logrado controlar; pudiendo causar una completa aniquilación en cinco minutos. Pueden hacerlo, absolutamente, esta noche; en treinta minutos no quedaría ni una persona viva en todo el continente norteamericano. Y está en las manos de un montón de incrédulos que nos odian. Y, además, tenemos embarcaciones y barcos preparados, colocados por todas partes, en ambos... en Siberia, allá en Hungría y diversos lugares, donde se encuentran nuestros barcos, cargados con la misma clase de misiles.

Hermanos, ¡es más tarde de lo que piensan! Sodoma y Gomorra no se imaginaban que esa noche estaban viviendo su última hora. Egipto no se imaginaba que el ángel de la muerte, que se había predicho que vendría, llegaría esa noche. Pearl Harbor no se percató de ese ataque que se llevó a cabo. ¡Hemos sido pesados en balanza y hallados faltos! ¡Estamos cerca del tiempo del fin!

La segunda Venida del Señor (57-0417)

Los científicos recientemente incluyeron otros factores en sus cálculos del día del juicio final. Los avances en las ciencias de la vida —organismos modificados genéticamente, nuevas enfermedades, inteligencia artificial (robots)— y el calentamiento global se integraron en sus predicciones.

El 26 de enero del 2017, el Reloj del Juicio Final se adelantó hasta marcar dos minutos y medio para la media noche. Es la segunda vez que lo han acercado tanto y la primera que utilizan la fracción de medio minuto. Los motivos de la organización son estos: “…el surgimiento del nacionalismo estridente mundial, los comentarios sobre las armas nucleares del presidente estadounidense, Donald Trump, y el escepticismo del gabinete de Trump hacia el consenso de los científicos sobre el cambio climático”. Quizás no conozcan la razón con exactitud, pero las naciones del mundo perciben intranquilamente que algo está por ocurrir. Sencillamente podemos responderles: ¡ALGO ESTÁ A PUNTO DE ACONTECER!

Estos datos deberían adelantar el reloj otros dos minutos: Israel está en su patria por primera vez en más de dos mil años; Dios envió el precursor del regreso de Cristo según Malaquías 4; y ese precursor profetizó que su Mensaje se distribuiría alrededor del mundo y que surgirían carros autónomos, escépticos, inmoralidad, locura total y mucho de lo que está ocurriendo ante nuestros ojos. Las manecillas del reloj de Dios se aproximan peligrosamente a la medianoche y la Novia está consciente.

Compartir

Enviar