14/08/2019
¿Sabían?

El siguiente es el tercer artículo de nuestra serie de hombres que iniciaron la revolución protestante.

Juan Calvino (1509-1564)

Reformador, pastor y teólogo francés

Juan Calvino nació en Noyon, Francia. A los 12 años, el obispo local ya lo había contratado como clérigo. Su inteligencia y sus habilidades fueron descubiertas por familias prominentes e influyentes, que lo mandaron al colegio, donde aprendió latín y griego y continuó su educación en la escuela de Derecho.

Calvino se convirtió al protestantismo a principios de 1530 y recibió influencia de muchas enseñanzas de Lutero. En esa época, esa era una decisión peligrosa, por lo que Calvino tuvo que esconderse. Se mudó a Basel, Suiza, para escapar de la persecución. En el verano de 1536, publicó su propio libro protestante: La institución de la religión Cristiana. Este libro básicamente introdujo el enfoque “calvinista” del Cristianismo, el cual enfatizaba sus puntos de vista con respecto a la iglesia, los sacramentos, la predestinación (no de la misma forma que lo enseñó el Hermano Branham), las libertades Cristianas y el gobierno político. Después publicó más versiones, pero la mayoría del contenido y el enfoque no cambió.

Como la popularidad del libro crecía y las amenazas de la iglesia aumentaban, Calvino recibió una invitación para mudarse a la seguridad de Ginebra, Suiza. A los 18 meses, lo desterraron por diferir con el concejo de la ciudad. Después regresó e implementó sus enseñanzas en el gobierno de la ciudad. Calvino logró tanto éxito implementando sus doctrinas en Ginebra que su compañero reformador, John Knox, escribió que toda la ciudad era “la escuela de Cristo más perfecta que había existido en la tierra desde la época de los apóstoles”.

En 1553 Calvino desempeñó un papel importante en la ejecución de un reformador español llamado Miguel Servet. Servet afirmó que la Trinidad en realidad era un culto trino, pues la separación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo significaba la adoración de tres dioses. El Hermano Branham seguramente se refería a Servet cuando hizo la siguiente declaración: “Calvino era un asesino. Calvino mató a un hombre porque él bautizaba en el Nombre de Jesús. Él era un bribón, él mismo necesitaba ser convertido. Sí, señor. Pero lo que él dijo, con respecto a algunas de las cosas que él dijo, era correcto”.

El 4 de abril de 1553, Servet fue arrestado por las autoridades católicas romanas y encarcelado en Viena. Escapó tres días después. Mientras huía de la Iglesia, Servet se detuvo en Ginebra y asistió a un servicio de Calvino. Lo arrestaron al terminar el servicio y nuevamente lo juzgaron ante un tribunal. Lo condenaron por difundir el “antitrinitarismo” y predicar en contra del bautismo infantil. El 27 de octubre de 1553, Servet murió quemado en una pila de sus propios libros; Calvino recomendó su ejecución. Las últimas palabras de Servet fueron “Jesús, Hijo del Dios Eterno, ten misericordia de mí”.

Calvino murió a los 54 años, el 27 de mayo de 1564. Antes de enterrarlo, vinieron tantas personas a ver su cuerpo que los otros reformadores temieron que los acusaran de empezar un nuevo culto religioso. Lo sepultaron en una tumba sin marcar, como Calvino deseaba. Hoy en día no se conoce la ubicación exacta de su tumba.

Reunimos otros datos interesantes sobre Juan Calvino:

  1. A Calvino se lo conocía por su enfoque intelectual e insensible de predicar.
  2. Calvino no estaba interesado en mudarse a Ginebra y ser pastor. Solo se detuvo en la ciudad durante un día, pero el líder de una iglesia local llamado William Farel declaró en juramento que Dios maldeciría los estudios de Calvino, a menos que se quedara en Ginebra. Más adelante, Calvino mencionó: “…Me causó tanto terror que no continué con mi viaje”; y así se quedó.
  3. Calvino utilizó principios protestantes para fundar un gobierno religioso en Ginebra y se le concedió supremacía como dirigente de la ciudad. Ginebra era relativamente pequeña, con unos 12 000 habitantes.
  4. Calvino predicó más de dos mil sermones durante su ministerio en Ginebra, donde a menudo predicaba tres veces a la semana y dos veces el domingo.
  5. En los primeros cinco años de su gobierno en Ginebra, 58 personas fueron ejecutadas y 76 desterradas por sus creencias religiosas.
  6. Calvino se casó con una viuda, Idelette de Bure, quien tenía dos hijos de su primer matrimonio. Su primer esposo fue un anabaptista, convertido por Calvino. Calvino tuvo tres hijos con ella, pero ninguno sobrevivió la infancia.
  7. Calvino escribió muchos himnos de la iglesia.
  8. La predestinación fue una de las doctrinas principales de Calvino. Él escribió: “La predestinación la interpretamos como el decreto eterno de Dios, mediante el cual Él determinó lo que deseaba que le sucediera a cada hombre… no todos son creados en igualdad de condiciones, sino que unos son preordenados a vida eterna y otros a perdición eterna; y, en consecuencia, dado que cada uno ha sido creado para uno de estos destinos, podemos decir que alguien ha sido predestinado a vida o muerte”. Esto difiere del Hermano Branham, quien dijo lo siguiente: “En realidad ‘previo conocimiento’ es un término más adecuado. Y la predestinación se remite al previo conocimiento, y el previo conocimiento señala al destino. Que Dios, siendo infinito, en el principio sabía cuáles personas lo harían, por lo tanto, Él podía decir de antemano qué sucedería, porque sabía cómo sería”.
  9. El Hermano Branham dijo: “Y Calvino hizo semejantemente, porque demandó la aprehensión de Servet, quien conocía y enseñaba la singularidad de la Deidad. Entonces el estado juzgó a este hermano, y para consternación de Calvino, Servet fue quemado vivo en la hoguera”. De hecho, Calvino se opuso a que quemaran a Servet. Él abogó por que lo decapitaran, pero las autoridades mantuvieron el castigo impuesto a la herejía.
  10. Calvino sufrió físicamente. Padeció migrañas, dificultades respiratorias (por tuberculosis), fiebre, artritis, colitis, cálculos renales, hemorroides, la gota y espasmos musculares. Finalmente, murió de tuberculosis pulmonar a los 54 años.
  11. Suele decirse que Calvino murió por exceso de trabajo. A aquellos que lo urgían a dormir él les respondía: “¿Pretendes que el Señor me encuentre sin hacer nada cuando venga?”.
  12. Ginebra se convirtió en el centro del protestantismo bajo el gobierno de Calvino, al enviar pastores a la mayoría de los países de Europa. Esto contribuyó al comienzo de las iglesias Presbiteriana, Congregacional y Reformada.
  13. Fue enterrado en una sepultura sin identificación, cuya ubicación aún se desconoce hoy.

El siguiente artículo que publicaremos sobre la época de la Reforma tratará de John Knox.

Compartir

Enviar